El Macizo del Garraf

El Macizo del Garraf es un territorio geográfico claramente delimitado, que presenta unas características propias y particulares. Esta especificidad del territorio unida a su especial climatología le aporta a los vinos unos atributos específicos y diferenciales respecto a las zonas adyacentes. El Parque Natural del Garraf es un espacio natural protegido (Plan de Espacios de Interés Natural –PEIN-) con una extensión de 12.376 ha. Incluye a los municipios de Avinyonet del Penedès, Begues, Castelldefels, Gavà, Olesa de Bonesvalls, Olivella, Sant Pere de Ribes, Sitges y Vilanova i la Geltrú.

 

El sol está presente más de 300 dias al año, permitiendo un desarrollo fuerte y sano de las viñas. El clima del Macizo del Garraf es típicamente mediterraneo, y se caracteriza por veranos calurosos y secs, y inviernos suaves y poco lluviosos, con una temperatura media anual por encima de los 15ºC. La temporada de lluvias se concentra en primavera y otoño, con una media anual de 600 litros/m2.

 

El mar Mediterraneo aporta la humedad a la zona y también “la Marinada”, una corriente de aire marino que recorre toda la extensión del Macizo. Esta corriente es muy importante para las viñas, ya que seca la condensación de humedad que se forma en la uva producida por los cambios de temperatura entre el día y la noche. Con este proceso natural, se evitan situaciones que favorecen la podredumbre de la uva, y permite realizar una cosecha más tardía que en otras zonas vecinas, lo que posibilita una mayor maduración de la uva en la vendimia.